Mostrando todos los resultados 8

Hay muchos tipos de vinilo imprimible que se usan para diferentes proyectos, como personalizar la ropa, decorar la casa o llevar a cabo trabajos que requieran algo de creatividad.


El vinilo imprimible es muy versátil, y por esa razón hay tantos tipos en el mercado. Es normal que al principio te cueste un poco decidirte sobre cuál debes usar, por eso, a continuación, te vamos a dejar una guía para que puedas elegirlo correctamente.

Vinilo ácido: este tipo de vinilo es un material translúcido por lo que permite el paso de la luz pero sin dejar visible el interior. El vinilo al ácido se usa normalmente en cristales o espejos, con fines decorativos pero también funcionales. Por este motivo es un material que está muy demandado tanto en el sector comercial como por decoradores.

Puede durar hasta siete años y su instalación es igual que la de los demás vinilos.

Vinilo polimérico: este tipo de vinilo presenta polímeros que han sido añadidos para reducir su deformación. Suelen utilizarse sobre todo en las zonas de exterior, sin embargo, no es recomendable usarlo en superficies irregulares. Su durabilidad dependerá de donde se haya colocado: en el exterior suelen durar un año más o menos, mientras que en zonas de interior su durabilidad aumenta considerablemente.

Su coste es menor que el del vinilo de fundición. Por esta razón, se usa en montajes que son menos exigentes donde el objetivo principal es conseguir un buen acabado.

Vinilo monomérico: es más económico que el polimérico. A diferencia de los anteriores, no están indicados para zonas externas tales como rótulos comerciales o coches. Si decides usarlo en exterior, debes tener en cuenta que durarán poco tiempo, no más de seis meses, además de que empezará a mostrar imperfecciones como desgarro de esquinas y terminará cristalizándose como la pintura.

Por estas razones, el vinilo monomérico es recomendado para zonas de interior durando un año aproximadamente.

Vinilos para camisetas: el material que se usa para estampar vinilos en camisetas es el vinilo textil. Su uso es muy sencillo, simplemente tienes que seguir estos pasos:

1. Lo primero que tienes que hacer es seleccionar el diseño que quieres estampar.

2. Después tendrás que marcar el contorno de tu diseño y ponerlo en modo espejo, es decir, como si estuvieras viéndote enfrente de un espejo.

3. Recórtalo mandándolo al plotter de corte.

4. Elimina el material que sobra y que no quieres que aparezca en tu camiseta. Este paso suele ser el que más tiempo requiere.

5. Plancha tu vinilo para que se adhiera a tu camiseta y, después, retira el transportador.

¡Y listo! Ya tendrías tu prenda favorita personalizada.

No te preocupes por el lavado, ya que el vinilo textil resistirá sin problemas. Además, puedes aplicarlo sobre cualquier tipo de material: algodón, poliéster, etc. lo que hace que sea muy versátil.

Se recomienda sobre todo para prendas con fondo oscuro ya que el acabado se verá mejor, pero sea del color que sea, tendrás un resultado profesional y de calidad.